El Papa Francisco canoniza a Pablo VI y a monseñor Romero

ROMA.-El Papa Francisco ha proclamado santos este domingo 14 de octubre de 2018 en una ceremonia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, al Papa Pablo VI, que defendió la democracia y ayudó indirectamente a los obispos españoles a participar en la Transición; al arzobispo salvadoreño Óscar Romero, que luchó contra la pobreza y la justicia social hasta que fue asesinado mientras oficiaba misa; y a la monja española Nazaria Ignacia March, que conoció a Bergoglio realizando su labor en las villas miseria de Buenos Aires.

Juan Bautista Montini nació en 1897 y el 21 de junio de 1963 fue elegido como el 262 Papa de la Iglesia Católica adoptando el nombre de Pablo VI y comenzando un Pontificado en el que llevó a término el Concilio Vaticano II convocado por Juan XXIII y escribió la encíclica Humanae Vitae.

El postulador de la Causa de canonización de Pablo VI, el padre Antonio Marrazzo, aseguró ya con motivo de su beatificación que el Papa Montini, desde antes de ser Pontífice, “no estuvo a favor de Franco como tampoco lo estuvo de Musolini” porque fue un Papa “antifascista”. Además, destacó el comportamiento de Pablo VI hacia la “democracia” y afirmó que “ayudó a los obispos españoles, aunque sin intervenir directamente, a ser protagonistas de la transición”.

El arzobispo salvadoreño e histórico líder por los derechos de los trabajadores Óscar Arnulfo Romero, referente para muchos por sus discursos contra la pobreza y a favor de la justicia social fue asesinado por un francotirador paramilitar mientras oficiaba misa en una capilla de un hospital para pacientes con cáncer la tarde del 24 de marzo de 1980. Una comisión de la verdad de Naciones Unidas determinó que el crimen fue ordenado por Roberto D’Aubuisson, fundador de los escuadrones de la muerte y del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), pero los responsables de su muerte nunca fueron llevados a juicio.

Por su parte, la religiosa española Nazaria Ignacia March Mesa, fundadora de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, desarrolló su vida de servicio en Bolivia, donde fundó su congregación, dedicada a los más necesitados de la sociedad y a la promoción de la mujer.

A continuación, el Papa Francisco ha pronunciado la fórmula de canonización: “En honor a la Santísima Trinidad, para exaltación de la fe católica y crecimiento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y la nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocando muchas veces la ayuda divina y escuchado el parecer de numerosos hermanos en el episcopado, declaramos y definimos Santos a los Beatos y los inscribimos en el catálogo de los santos, estableciendo que en toda la Iglesia sean devotamente honrados”.

La ceremonia de canonización múltiple incluye en el libro de los santos de la Iglesia otros cuatro beatos, Francesco Spinelli, Vincenzo Romano, María Caterina Kasper y Nunzio Sulprizio.