LA EDUCACIÓN FÍSICA DE CALIDAD

PERSPECTIVAS DE LA EDUCACIÓN FÍSICA DE CALIDAD

Por Carlos Edgar Banks, Editor Deportivo

Resultado de imagen para Irina BokovaIrina Bokova, Directora General de la UNESCO, plantea con la autoridad suficiente, que: “la educación física expone los jóvenes a una serie de experiencias que les permiten desarrollar las habilidades y conocimientos necesarios para aprovechar todas las oportunidades que existen hoy y dar forma a nuevas formas de ciudadanía global”.

Sin embargo, nos refiere dicha directora que hay una disminución global en su entrega, a pesar de este poder reconocido de la educación física, esto contribuye a alimentar una crisis mundial de la salud, según estimaciones conservadoras, la inactividad física representa el 6 por ciento de la mortalidad mundial.

En ese sentido, la UNESCO publicó una guía con la intención de inspirar y movilizar a los interesados y los recursos con el fin de garantizar la prestación de la educación física de calidad a los jóvenes de todo el mundo, independientemente de su situación socio económica, etnia, cultura o género. Plantea –con lo cual estoy de acuerdo- que debemos empezar ahora, para ayudar a los jóvenes a desarrollar una participación permanente en la actividad física, para el beneficio de toda la sociedad.

La Sra. Bokova nos recomienda estructurar la Educación Física en “tres principios fundamentales —la igualdad, la protección y la participación significativa— para ayudar a los Estados Miembros de la UNESCO en el desarrollo y la consolidación de la política y la práctica inclusiva, para garantizar la alfabetización física de cada niña y niño”.

Respeto a la Educación Física de Calidad, entiendo necesario referirme al concepto de la calidad per se previamente, a partir de una concepción personal significativa y constructiva de la Educación Física. En cuanto tal, infiero que la calidad en la Educación Física , es el valor que se expresa en niveles cualitativos y cuantitativos del proceso enseñanza aprendizaje en la propia clase de EF.

El nivel óptimo de referencia o deseable, se concreta en alumnos activos, acciones pedagógicas enfocadas en la orientación del profesor en procesos significativos y constructivos del aprendizaje, el alumno es sujeto de su propio aprendizaje, la clase es concebida como una unidad o un todo articulado, existe respeto y atención a la diversidad, se proponen actividades formativas con una total correspondencia entre los contenidos, la metodología y la evaluación, esta, incluso, llega a ser de carácter formativo integral en tres dimensiones: heteroevaluación, autoevaluación y coevaluación. Por último, este nivel de calidad, desde mi perspectiva, concreta resultados de la clase en términos de la formación integral de los alumnos: ámbitos cognitivo motriz, de habilidad, de actitud.

Ese marco referencial me permite estar de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando plantea que: “La Educación Física de Calidad (EFC) es un sistema de aprendizaje entre pares, inclusivo y activo. Un programa adaptado apoya a los estudiantes en el desarrollo de sus capacidades físicas, sociales y emocionales, llevando a ciudadanos que tienen confianza en sí mismos y socialmente responsables.”