Responsabilidad de los politicos en la Educación Física de Calidad

La politica y la Educacion Fisica: areas de preocupación

Por Carlos Banks, Editor Deportivo

Según las conclusiones de los mas recientes estudios de la UNESCO en su capitulo sobre la Educación Física a nivel global, se pueden  distinguir siete áreas de preocupación que van desde las brechas persistentes entre las políticas de la Educación Física y su aplicación, así como las lagunas constantes en el tiempo de enseñanza programado. Otra de las preocupaciones es la pertinencia y la calidad de los programas escolares de Educación Física, así como la calidad de los programas de formación inicial de los profesores. También son preocupantes las deficiencias en la calidad y el mantenimiento de las instalaciones y los obstáculos persistentes a la igualdad de provisión y al acceso para todos y, por último, la insuficiente coordinación entre la escuela y la comunidad.

Ing Jorge Minaya, Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Física de la Republica Dominicana. (INEFI)

Esto nos permite plantear que, dada la importancia de la alfabetización física para un desarrollo humano integral, los responsables políticos deben hacer hincapié en ella, apoyando la alfabetización física a través de programas de educación preescolar que fomenten el juego activo todos los días (correr, saltar, trepar, bailar y saltar). La Educación Física de Calidad, que debe permitir la alfabetización física de los niños y jóvenes, debe figurar durante toda su escolarización, desde la etapa preescolar hasta la secundaria. Las aptitudes motrices son un aspecto vital de la alfabetización física y también para el desarrollo de ciudadanos sanos, capaces y activos.

Creo entonces que la promoción de la alfabetización física debe ser el eje de cualquier currículo de Educación Física durante la educación primaria y secundaria ya que se procura que el individuo apreciará el valor intrínseco de la educación física, así como su contribución a la salud y el bienestar y será capaz de mirar hacia adelante a lo largo de la vida con la expectativa de que la práctica de la actividad física siga formando parte de la vida.

Estoy de acuerdo con  la UNESCO cuando propone (a través de la Guía para Educación Física de Calidad, desarrollada con la ONU) garantizar que la Educación Física de Calidad sea un componente fundamental de los programas escolares y que debemos promover enfoques inclusivos e innovadores de la Educación Física de Calidad, además de propiciar consultas intersectoriales e invertir en el desarrollo profesional y la formación del profesorado mientras se apoya la creación de asociaciones deportivas y escolares.

Luis Mejía Oviedo, Presidente del Comité Olímpico Dominicano

Por último, exhortamos a las instancias gubernamentales de la República Dominicana, relativas a este tema-Minerd, MIDEREC e INEFI, COD- tomar en cuenta la advertencia de la UNESCO sobre la importancia de establecer políticas para una Educación Física de Calidad en todo el mundo. Los beneficios de este tipo de políticas se trasladan a todos los ámbitos, principalmente sociales, económicos y académicos, además de favorecer valores como el trabajo en equipo y la inclusión. Las desventajas implican sobre todo problemas y riesgos para la salud.

Es menester que los líderes y entidades pertinentes respecto de la Educación Física de los países deben adoptar medidas a nivel regional y local para aumentar la actividad física de modo que esto repercuta a nivel mundial y sobre la base de las recomendaciones adoptadas en la “Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud”, acogidas por la Asamblea Mundial de la Salud en 2004.

La promoción, gestión y aplicación de la Educación Física de Calidad en cada país deben seguir las líneas de las “Recomendaciones mundiales sobre la actividad física y la salud”, publicadas por la OMS en 2010, que se centran en la prevención primaria de las Enfermedades No Transmisibles mediante la actividad física.En ellas se proponen diferentes opciones en materia de políticas para alcanzar los niveles recomendados de actividad física en el mundo, tales como: la formulación y aplicación de directrices nacionales para promover la actividad física y sus beneficios para la salud; la integración de la actividad física en las políticas relativas a otros sectores conexos, con el fin de facilitar y que las políticas y los planes de acción sean coherentes y complementarios; el uso de los medios de comunicación de masas para concienciar acerca de los beneficios de la actividad física; y la vigilancia y seguimiento de las medidas para promover la actividad física.