Un estudio determina el peligro mortal de los secadores de manos.

Mary Sibilio
Un equipo científico ha encendido la alarma sobre el uso de secadores de manos eléctricos en los baños de hospitales, ya que pueden incrementar la contaminación bacteriológica y afectar a pacientes vulnerables, informa el portal Medical Xpress.
Tras tomar muestras de aire, del piso y los lavabos, los investigadores descubrieron que los gérmenes estaban más dispersos en los recintos que disponían de aparatos eléctricos, así que concluyeron que se diseminaban con la ayuda de la corriente.
Durante 12 semanas, estos especialistas analizaron la presencia de microbios en seis baños de tres centros sanitarios en Reino Unido, Francia e Italia, dos por cada lugar: uno provisto de secadores de manos y otro con dispensador de toallas.

El problema comienza porque “algunas personas no se lavan las manos de manera adecuada”, ha explicado Mark Wilcox, profesor de Microbiología Médica de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y supervisor del estudio.
Así, los aseos con secadores de manos tenían más riesgo de contaminación con las siguientes cepas:

• Estafilococo dorado (‘Staphylococcus aureus’), capaz de causar desde infecciones leves en piel y heridas hasta septicemias potencialmente letales.
• ‘Enterococci’, responsable de infecciones de difícil tratamiento que pueden afectar a pacientes con deficiencia inmunológica.
• Otras enterobacterias (incluida la ‘Escherichia coli’) responsables de gastroenteritis, neumonía y más infecciones.