viernes, diciembre 8, 2023
25 °c
Santo Domingo
25 ° Sáb
24 ° Dom
25 ° Lun
24 ° Mar

Luis Rubiales dimite como presidente de la Federación Española de Fútbol y como vicepresidente de la UEFA tras la polémica por el beso a Jenni Hermoso

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ​​Luis Rubiales, envuelto en un escándalo por darle un beso no consentido a la jugadora Jenni Hermoso tras la final del Mundial, anunció este domingo su dimisión en un comunicado.

La renuncia se da luego de que el viernes la fiscalía española presentara una denuncia contra Rubiales por agresión sexual y coacción por besar en los labios a Hermoso. El técnico de 46 años también renunció a su cargo de vicepresidente del comité ejecutivo de la UEFA, cargo del que estaba suspendido temporalmente.

«Insistir en esperar y aguantar no va a aportar nada positivo, ni a la federación ni al fútbol español», se lee en el comunicado de Rubiales. Rubiales siempre insistió en que el beso a Hermoso fue «mutuo y consensuado», aunque la jugadora presentó una denuncia en su contra frente a la fiscalía el pasado 6 de septiembre.

La polémica comenzó el 20 de agosto nada más terminar la final del Mundial en Sídney, Australia, en la que España venció 1-0 a Inglaterra. Luis Rubiales, en el palco VIP del estadio y sentado al lado de la reina Letizia y su hija la infanta Sofía, de 16 años, se agarró los genitales a modo de celebración. Minutos después, durante la entrega de medallas a las españolas, besó a Hermoso, quien juega para el Club de Fútbol Pachuca Femenil de la liga mexicana. En sus primeras reacciones ante medios, tanto Rubiales como Hermoso intentaron restar importancia al asunto, aunque en un directo en Instagram de las jugadoras en el vestuario la futbolista dijo, en referencia al beso, que “no le había gustado”.

En su comunicado de este domingo, Rubiales no nombra ni a Hermoso ni hace referencia al beso de la polémica.

«Insistir en quedarme a la espera y aferrarme a ello no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federación ni al fútbol español. Entre otras cosas, porque hay poderes fácticos que impedirán mi vuelta», se lee en el comunicado.

«No quiero que el fútbol español pueda resultar perjudicado por toda esta campaña tan desproporcionada (…) Debo mirar adelante, mirar al futuro. Ahora hay algo que me ocupa con firmeza. Tengo fe en la verdad y voy a hacer todo cuanto esté en mi mano para que prevalezca», escribe Rubiales.

«Mis hijas, mi familia y la gente que me quiere han sufrido los efectos de una persecución desmedida, así como muchas falsedades, pero también es cierto que en la calle, cada día más, la verdad se está imponiendo». Rubiales termina dando las gracias a los que le han apoyado desde que estalló la polémica.

Puede Interesarle